08/05/15

Reseña de Carmilla, de Joseph Sheridan Le Fanu

La pre­cur­sora de las nove­las vam­pí­ri­cas; de los vam­pi­ros de ver­dad, de los de siem­pre; no de esas cosas a las que hoy día se les llama vampiros.

Car­mi­lla es una novela muy breve, escrita con un gusto impe­ca­ble y valién­dose de sus pági­nas a modo de dia­rio de una de las pro­ta­go­nis­tas prin­ci­pa­les de la his­to­ria. Que al prin­ci­pio ni siquiera cono­ces su nom­bre; hasta lle­gué a pen­sar si ella sería la vam­pi­resa, durante un tiempo, hasta que con el trans­curso de las pági­nas de hace evi­dente quién lo es realmente.

Durante toda la novela se inter­cala el coque­teo, el roman­ti­cismo y la homo­se­xua­li­dad tími­da­mente y a veces incluso parece que a cuen­ta­go­tas; aun­que no es extraño que sea así teniendo en cuenta la época en la que se escri­bió; y que esta orien­ta­ción sexual, por des­gra­cia, no era abier­ta­mente comu­ni­cada en aque­llos tiempos.

Se pre­senta al vam­piro como una cria­tura inocente, tímida en oca­sio­nes; de suma belleza, con unos moda­les exqui­si­tos; ale­jado de los tópi­cos como pali­dez en el ros­tro y simi­la­res, sin nada que haga sos­pe­char que en reali­dad es lo que real­mente es. Hasta que es des­cu­bierto, en ese momento se con­vierte en un ser des­pia­dado, pode­roso, demo­níaco y maligno.

Por poner un único pero, el final me resultó atro­pe­llado. Como si hubiese puesto un límite de pági­nas al empe­zar el libro y no qui­siera reba­sar­las bajo nin­gún concepto.

07/05/15

Reseña de Leal, de Veronica Roth

080712. Vero­nica es muy cabr… tarta de fresa. Cuando sabes de qué va la saga ya te haces una idea, sin siquiera empe­zar a leer, de que pre­ci­sa­mente una his­to­ria ale­gre no va a ser; pero de ahí a que Vero­nica se ensañe más con sus per­so­na­jes que George R.R. Mar­tin con los suyos… En Insur­gente es una masa­cre, y en Leal ya es la leche. Estoy plan­teán­dome seria­mente hacer una novela donde la pro­ta­go­nista se llame Vero­nica Roth con el único fin de matarla, y cuando esté muerta resu­ci­tarla y vol­ver a matarla. A lo Vol­ver a empe­zar, de Ken Grim­wood.

El libro he de reco­no­cer que está muy bien; es una con­clu­sión bas­tante buena a la saga. A dife­ren­cia de las ante­rio­res, en Leal cada capí­tulo está narrado desde la pers­pec­tiva de cada uno de los dos per­so­na­jes prin­ci­pa­les de la his­to­ria: Tris y Cuatro.

Ocu­rren muchas cosas, se des­ve­lan mis­te­rios que hasta ese momento no podían ni siquiera ima­gi­narse, y está repleto de acción de prin­ci­pio a fin. Y muerte y des­truc­ción; la espe­cia­li­dad de nues­tra que­rida Vero­nica. Da igual con qué per­so­naje te hayas enca­ri­ñado; o se lo cepi­lla o lo deja maltrecho.

04/05/15

Reseña de Yo no la maté, de Fernando Trujillo

Es increí­ble como un relato tan breve ha podido gus­tarme tanto. Fer­nando Tru­ji­llo nos plan­tea en este libro una pro­puesta en la que deja todo el peso de ima­gi­nar las dife­ren­tes esce­nas a nues­tra ima­gi­na­ción; no se inclu­yen des­crip­cio­nes de luga­res o per­so­nas, ni nom­bres, ni intro­duc­cio­nes. Todo, tal cual va suce­dién­dose, tene­mos que ir ima­gi­nán­dolo y la ver­dad es que de la forma en que está escrito no resulta nada com­pli­cado. Me engan­chó desde el prin­ci­pio el duelo lin­güís­tico que man­tie­nen los dos per­so­na­jes prin­ci­pa­les de esta historia.

Ade­más, al menos en este momento puede des­car­garse gra­tui­ta­mente en Ama­zon en su ver­sión para el Kindle, así que tene­mos una de esas obras que cum­plen las tres B.

Me he que­dado con ganas de leer más; espero que en algún momento Fer­nando vuelva a expe­ri­men­tar con noso­tros de forma simi­lar por­que me gus­ta­ría ver cómo se las inge­nia con un texto de mayor exten­sión y con algún per­so­naje más.

02/05/15

Reseña de El ciclo del hombre lobo, de Stephen King

12 capí­tu­los, 12 meses, 12 ciclos luna­res —aun­que con bas­tan­tes liber­ta­des lite­ra­rias; como advierte el señor King al con­cluir la novela—, un hom­bre lobo y un pue­blo pequeño, donde nunca pasa nada, y donde todo el mundo se conoce. Los ingre­dien­tes per­fec­tos para una novela de terror.

De repente en Tarker's Mills empie­zan a suce­derse unas muer­tes extra­ñas, de ani­ma­les, de bes­tias. Con­forme se los habi­tan­tes del pue­blo van inves­ti­gando se dan cuenta que per­te­ne­cen a lobos pero que siem­pre corres­pon­den con el ciclo de la luna llena del mes en cues­tión; no tar­dan en supo­ner que puede tra­tarse de un hom­bre lobo, pero van pasando los meses y aun­que las muer­tes siguen nadie adi­vina quién puede ser el temido hom­bre lobo. Hasta que, ¡qué casua­li­dad!, quien menos pue­des ima­gi­narte da con una pista sobre quién puede ser el asesino.

En este relato no hay dema­sia­das des­crip­cio­nes, el paso del tiempo va flu­yendo ágil­mente, y casi se lle­gan a sola­par unas muer­tes con otras. Se lee muy rápido y en cuanto te das cuenta ya sabes quién es el hom­bre lobo y has con­cluido el libro.

137 páginas
.